Cómo afecta el sol a la piel

El sol es la fuente de la vida. Mejora el estado de ánimo, activa la circulación, ayuda a que el cuerpo absorba el calcio y las vitaminas, fortifica los huesos, hace que todo se vea más hermoso y es imprescindible para el crecimiento de las plantas y los animales.

Sin embargo, tomar sol sin protección y sin cuidados puede destruir tu piel y afectar irremediablemente tu salud.

Eso no quiere decir que debes tener solamente salidas de vampiro, cuando se pone el sol, sino que debes ser muy cuidadosa con éste. El protector solar es fundamental en cualquier clima, pero especialmente en verano y si vives en el trópico. Recuerda la regla de no tomar sol sin protector, no usar nunca aceites que potencien el bronceado pero que no protegen la piel y no tomar sol entre las 11 am y las 4 pm inclusive.

El no tomar sol con mesura puede producir los siguientes problemas:

Cómo afecta el sol a la piel

Quemaduras

Quemaduras

También llamadas Eritema, o enrojecimiento de la piel por quemaduras. Puede incluir ampollas (que a su vez pueden infectarse) y desprendimiento de la piel.

Incluso ese hermoso bronceado implica que la piel se ha lesionado, por eso adquiere ese color.

La quemadura solar es producida por los rayos UV, que destruyen las células de la epidermis(esto es, la capa cutánea externa) y daña también células de la dermis (la capa más profunda).

Sequedad

Una piel que se expone constantemente al sol va cambiando a ojos vista. Se pone de una textura más gruesa, pierde elasticidad, pierde humedad y aceites esenciales. El resultado es que comienza a verse como el cuero seco, dura, marrón, sin hidratación, escamosa. El aspecto de la piel comienza a resecarse y da una impresión poco juvenil.

La resequedad produce, incluso en gente joven, las arrugas.

Envejecimiento y arrugas

Envejecimiento y arrugas

El sol acaba con el colágeno de la piel. Si la resequedad es la que convierte a la piel en una especie de papiro quemado en la que cualquier gesto produce una arruga en la gente joven, es peor con los que no lo son. Las arrugas ya existentes se vuelven más pronunciadas, de manera que en algunos casos comienzan a ser como grietas en la piel.

Además, la piel quemada por el sol se vuelve vieja aunque sea joven, comienzan a aparecer el fotoenvejecimiento (como es llamado el envejecimiento prematuro de la piel que causa la exposición al sol sin cuidado) y también la púrpura actínica

(que significa que los vasos sanguíneos superficiales de la piel sangran ante cualquier ligerísimo golpe).

Manchas en la cara y piel

Manchas en la cara y piel

En la piel quemada comienzan, además a aparecer las llamadas “manchas del hígado” o “manchas de vejez”, son esas manchas en la piel de color marrón que aparecen en la cara, brazos y piernas de las personas mayores.

Estas manchas no son síntomas tempranos de cáncer (aunque no está demás que tu dermatólogo las revise cada año), pero la verdad es que son totalmente antiestéticas.

A veces no solo son marrones, sino que también tienen una superficie escamosa y seca. En ese caso podría ser queratosis actínica. Esto es un pequeño bulto, rasposo, que puede ser rosado, amarillo, rojo o pardo. Debe ser eliminada por un especialista.

Cáncer en la piel

Cáncer en la piel

La piel muy clara, tener más de 40 años, los antecedentes familiares de cáncer de piel y, sobre todo, el tomar sol repetidamente y sufrir cantidad de quemaduras solares son los factores que potencian la aparición de melanomas y carcinomas en la piel.

El melanoma es un cáncer de piel muy agresivo. Puede provocar la muerte y es de avance rápido. Se debe a que las células de los pigmentos (llamadas melanocitos) se ven afectadas por quemaduras constantes de sol.

Los carcinomas, a pesar de no ser tan malignos, son sin embargo una forma de cáncer, que puede ocasionar metástasis. El carcinoma se debe a un crecimiento exagerado de células en la capa inferior o media de la epidermis.

Fotoinmunosupresión

Recibir rayos UVB sin protección afecta las células de Langerhans de la epidermis. Estas células son las encargadas de la vigilancia inmunológica de la piel. Gracias a ellas se reducen las alergias de contacto, por ejemplo y otras dermatosis. Cuando la piel recibe mucho sol, las células pierden su eficacia.

Además, el sol tomado sin cuidado puede favorecer los brotes de herpes.



Como todo en la vida, el sol debe tomarse con mucho cuidado. Evita sobre todo las camas solares, que son pésimas para la salud de la piel.

Sabías qué...

Los protectores solares hicieron su aparición a principios del siglo XX. En 1932, H.A. Milton Blake, puso en el mercado australiano un protector solar. En 1944, el estadounidense Benjamin Green produjo un protector solar para los soldados que pelearon la II Guerra Mundial, llamado Red Vet Pet.

¿Te ha sido de utilidad?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (336 votos, promedio: 4,03 de 5)
Cargando…