Saltar al contenido

Cómo cuidar la piel del bebé

Cómo cuidar la piel del bebé

La piel es el primer órgano que se entra en contacto con el mundo exterior, por ello es importante que le demos el cuidado necesario para mantenerla fuerte y resistente contra cualquier amenaza externa, además de que cuando sufre alguna lesión, suele ser dolorosa gracias a las numerosas terminaciones nerviosas con las que contamos. Si bien para nosotros los adultos puede ser molesto tener alguna lesión en la piel y corremos riesgo de que pueda infectarse, la piel de un bebé es todavía más delicada y requiere diferentes cuidados, es por ello que vamos a explicarte cuáles son algunas de las diferencias entre la piel del un bebé y un adulto y que gracias a estas diferencias, existen diferencias en la forma de su cuidado.

En el cuidado de la piel son aspectos importantes la integridad de la piel, la higiene, el control de la temperatura y el adecuado uso de antisépticos y emolientes.

Cómo cuidar la piel del bebé

Diferencias entre piel de adulto y de bebé

Como comentamos anteriormente, existen diferencias entre la piel de un adulto y de un bebé, conocerlas nos ayudará a entender y tener mejores cuidados en la piel de estos últimos para evitarles episodios molestos que pueden ir desde un simple ardor o dolor, hasta una infección que pueda poner en riesgo su salud.

Algunas de estas diferencias de la piel de bebé contra la de un adulto son: la piel del bebé es más delgada, tiene menos pelo, no está totalmente desarrollado el estrato córneo, existe una disminución en la cohesión entre la dermis y la epidermis, las uniones celulares epidérmicas son más débiles, produce una menor cantidad de sudor y secreción de las glándulas sebáceas, y el pH de su piel es neutro.

Estas diferencias condicionan una disminución en la conservación del agua corporal y la función de barrera, pudiendo presentar alteraciones, pues puede ser deficiente al momento evitar la absorción de productos tópicos o la defensa frente a microorganismos. Un dato interesante, es el hecho de que después del nacimiento y hasta la pubertad, la actividad sebácea esta en fase de reposo, por lo que la piel del niño tiende a la resequedad.

Otro de los efectos de estas diferencias, es la predisposición del recién nacido a presentar lesiones ampollosas traumáticas, por lo que se mencionaba de la debilidad en la unión dermioepidérmica.

Cuidados de la piel del bebé durante el baño

Cuidados de la piel del bebé durante el baño

Una vez que explicamos cuáles son las diferencias en la piel del bebé y porqué son tan importantes, daremos algunas recomendaciones que nos ayudaran a cuidar la barrera protectora de estos:

  1. Baño: se tiene como costumbre realizar un baño por partes en algunos países, sin embargo, se ha encontrado en diferentes estudios, que un baño por partes provoca mayor pérdida de calor y produce una menor sensación placentera para el bebé.
  2. Agua o jabón: en Inglaterra la recomendación es el baño sin jabón, ya que el recién nacido tiene una piel más delicada. Sin embargo, el pH ácido característico del manto ácido de la piel se altera de forma transitoria con el baño, ya sea con jabón o sin el, pues el pH del agua es alcalino y la piel en contacto con el agua cambia su pH durante un tiempo variable. Es por ello que se recomienda ser muy prudentes y no abusar del baño.
  3. Tipo de jabón: cualquier jabón puede ser irritante según el tiempo y frecuencia de uso, los jabones suaves siempre deben de contar con pH menor a 7, por lo que son los jabones recomendados para lactantes.
  4. Frecuencia del baño: se ha encontrado en diferentes estudios que el baño en los bebés recién nacidos puede ser 1 vez cada 3er día, justificando una mayor frecuencia a partir de los 2-3 meses.

Hidratación del bebé

Hidratación del bebé

Es importante que la piel de nuestro bebé se mantenga humectada, ya que gracias a los procesos por los que atraviesa, tiende a resecarse. Es por ello que se recomienda que al momento de utilizar algún producto para piel tomemos en cuenta las siguientes características:

  • Fácil de aplicar y retirar
  • Químicamente estable
  • Homogéneo
  • Bacteriostático
  • Cosméticamente aceptable
  • Farmacológicamente inerte
  • No tóxico, ni irritante, ni alergénico

La aplicación de estos productos deberá ser después del baño, aplicarla por lo menos 1 vez al día, debe de contar con protección solar y deben de ser productos estables y seguros.

Cuidado del área del pañal

Cuidado del área del pañal

Las alteraciones del área del pañal se deben a la conjunción de dos factores: la piel del recién nacido, con sus particularidades anatómicas, y las particularidades de la piel que integra el área del pañal.

La oclusión de la piel por el pañal genera sobrehidratación y maceración del estrato córneo, aumentando de esta forma, la susceptibilidad a la fricción y favoreciendo el crecimiento de microorganismos en su superficie. Las enzimas de las bacterias de las heces aumentan, por un lado, la permeabilidad de la piel a las sales biliares que son irritantes y, por otro lado, liberan amoniaco de la orina, aumentando el pH de la piel, factores que favorecen la irritación de esta área tan difícil y vulnerable.

Entre los factores que agravan la integridad de la piel del área del pañal, se incluyen un mal cuidado de la piel, los microorganismos, la diarrea y la utilización de antibióticos de amplio espectro.

Por esto, para poder tener un buen cuidado de esta área se recomienda:

  • Disminuir la humedad de la piel
  • Minimizar el contacto de la piel con la orina y las heces
  • Erradicar la presencia de microorganismos patógenos

Recomendando, con base en diferentes estudios científicos, el uso de jabón suave para remover todas la impurezas y mantener un pH óptimo ofreciendo una mejor resistencia a los microorganismos y/o lesiones que puede afectar esta área.


Aún cuando la llegada de un bebé a casa genera numerosas interrogantes, y todo mundo nos da consejos, es importante que conozcamos que tan reales son todos los mitos que nos han dicho, y por ello, te dejamos estos consejos para que puedas tener una mejor orientación y tomar mejores decisiones para el cuidado de tu bebé.

Sabías qué...

La piel procede del mismo tejido embrionario que el cerebro y permanecen estrechamente unidos toda la vida. Por ello al ser la primer barrera contra el mundo exterior y contar con tantas terminaciones nerviosas que están ligadas al cerebro, debemos de cuidarla y ayudarle a que llegue a su óptima madurez.

¿Te ha sido de utilidad?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…